lunes, 19 de abril de 2010

I

Renuncié a la posibilidad de haber sido perfecta. Soy deforme y soy verdaderamente impredecible hasta para mí misma.

Podría ser perfecta si me quedará quieta, si no abriera la boca, si no hablara con este desgarbo con el que hablo.

Renuncié a la posibilidad de haber sido perfecta.

1 comentario:

Crónicas Urbanas dijo...

Hola Pamela:

No entiendo mucho.
No creo que puedas pretender ser perfecta; por lo tanto, no puedes renunciar a lo que no puedes ser.
Por otra parte: ¿porqué deforme? ¿porque no eres perfecta? nadie es perfecto.
¿Impredecible?, casi todos lo somos.

Me parece que lo mejor que haces es sacarle la lengua a la vida, burlarte de ella.

Saludos cordiales, Pame.